Menu

Los Pasos Históricos de la Sierra de Guadarrama

Las actuales Comunidades de Madrid y la Castilla del norte se encuentran separadas por la Sierra de Guadarrama, que forma parte del Sistema Central, la cadena montañosa que recorre la península ibérica de este a oeste en su línea media, de forma que crea una barrera casi continua que dificulta las comunicaciones entre ambas mesetas. Desde Abantos hasta Somosierra la altitud se mantiene por encima de 1500m, salvo el puerto de la Tablada, actual Collado del Arcipreste y antiguo puerto de Guadarrama, que baja muy pocos metros de esta altitud. La mayor altura la encontramos en Peñalara con 2430 m de altitud.

Si tenemos en cuenta la importancia de los caminos en esta zona para la comunicación de las dos partes territoriales que separa la cordillera, podemos valorar el libro de Leonardo Fernández Troyano “Los pasos Históricos de la Sierra de Guadarrama”, un Ingeniero de Caminos nacido en 1938, cuyas obras yo creo indispensable para conocer de que forma se crearon las comunicaciones necesarias a través de nuestra cadena montañosa.

Ya los romanos necesitaron crear sus vías de comunicación con pasos por esta sierra, debemos de tener en cuenta que tanto Segovia como Ávila eran ciudades romanas y que por este lado tenemos varios miliarios que muestran parte de la ruta 24 del Itinerario de Antonino y que posiblemente la gran ciudad de Miaccum se encuentre en el termino municipal de El Escorial, frente a los restos de Monesterio.

También los musulmanes crearon sus pasos por la sierra, el camino Balat Humayd comunicaba norte con el centro de la península, desde Toledo a la raya musulmana del Duero, a la altura de Tordesillas. Este camino atraviesa la sierra por el puerto del Balat Humayd y de allí baja al Espinar, desde donde sigue a Villacastin y Arevalo. Actualmente podemos descubrir este paso siguiendo una ruta lineal, que cuenta con estaciones en sus dos extremos: apeadero de la Tablada y la estación de El Espinar. El Balat Humayd ha permanecido oculto en los remotos pinares de la Sierra de Guadarrama.

Esta zona siempre fue zona de mucha caza y fue frecuentada por los reyes, especialmente el Valle de Valsaín, el Monasterio del Paular, el Real de Manzanares y los Bosques de San Lorenzo de El Escorial, lo que hace suponer que su interes en encontrar pasos comodos y cuidados hiciera que buscaran la forma de disponer de ellos. Los Transtamara venían a cazar a estas tierras, Felipe II continuo cazando por ambos lados de la sierra como prueban sus residencias a ambos lados, el Palacio de Valsaín y de El Escorial. Los posteriores palacios de La Granja y de Riofrio, sin olvidar el Monasterio del Paular y El Real de Manzanares. Todos conectados entre si.

Hasta el siglo XVI los viajes se realizaban andando y a caballo y las carretas se utilizaban para el transporte de materiales. En esta época se comienzan a utilizar coches para los viajeros, por lo que los caminos se pavimentan con losas.

En este libro Leonardo Fernandez Troyano hace un estudio muy preciso de los distintos pasos históricos que se fueron utilizando para poder transitar entre ambas vertientes de la Sierra de Guadarrama. En el libro se pueden encontrar mapas detallados y fotografias de la calzada romana, los caminos de la edad media, los itinerarios del siglo XVI, los viajeros del siglo XVII, las carreteras de postas del siglo XVIII, etc especialmente los pasos por el Puerto de la Fuenfria, el puerto de la Tablada, los pasos por el puerto del Paular o Cotos, el puerto del Reventon, el de Malagosto, la Morcuera y Navafria

Como puede verse en la imagen anterior, se entiende claramente que tanto la zona de Guadarrama como el puerto de la Fuenfría se usasen desde la antigüedad para cruzar la sierra, y que la zona de Fuenfría y de Navacerrada ganase en importancia como camino más corto entre Madrid y Segovia (evitas rodear la zona de la Mujer Muerta), a lo que se suma que fuera un camino muy usado tanto por la realeza como la nobleza en sus desplazamientos veraniegos

Share This